Please reload

Entradas Recientes

¡Felices Fiestas! Temporada de vacaciones y posada de fin de año

17/12/2015

1/1
Please reload

Entradas Destacadas

Iniciando en la danza: cuando lo difícil parece sencillo.

 

La danza, como tantas otras profesiones y manifestaciones artísticas, busca siempre dar la impresión de que lo que se está ejecutando es lo más sencillo del mundo. Jamás queremos que el público pueda ver el esfuerzo tras el movimiento, únicamente el goce y la belleza del mismo. Lo demás se guarda para el salón de clases. Sin embargo, cuando una persona que ha visto danza busca incursionar en tan encantador arte, comienzan los problemas de disonancia entre lo fácil que se ve, y lo complejo que en verdad puede ser. Todas las técnicas dancísticas, desde la precisión del ballet hasta la rítmica cadencia de la danza africana, poseen un código técnico sobre la correcta ejecución del movimiento, y todas requieren de años de entrenamiento antes de una aproximación al ideal que busca cada género. Así, quienes creen que en tan sólo un par de meses podrán imitar algo que han visto sobre el escenario, tienden a decepcionarse, y con frecuencia a desesperarse, abandonando la empresa antes de obtener siquiera los primeros resultados.

 

A pesar de este conocido fenómeno de abandono prematuro, recurrente en toda escuela de danza, el profesor debe tratar de motivar al alumno y explicarle el proceso que ha iniciado, hacer ver que nosotros no le daremos resultados en el primer mes o le devolveremos el dinero, esto no se trata de un gimnasio ni de un producto milagro, se trata de años de preparación y experiencia, de una consciencia corporal nueva y, con frecuencia, muy diferente a la del agitado pero sedentario estilo de vida de las sociedades modernas. Sin embargo, es cierto también que los resultados son gratificantes en justa dimensión, ya que no sólo ejercitamos el cuerpo, sino también el alma, y eso es algo que no se encuentra todos los días.

 

La danza requiere, ante todo, gusto y pasión por la misma. Sin estos ingredientes clave, la receta no llegará lejos, pues bien se sabe que el amor es la única manera que tenemos para soportar sus constantes desaires y obstáculos, y también, de sentir una verdadera realización en los pequeños triunfos que cotidianamente se dan en las aulas. Tratar de forzar a alguien a bailar, sería someterlo a una serie de correcciones y exigencias sin sentido, ya que si no hay disfrute en la actividad misma, mucho menos lo habrá en sus minuciosidades y condiciones.

 

Mucho hay que decir sobre lo que se requiere para bailar, y qué elementos hacen que para algunas personas resulte, dentro de todo, más sencillo que para otras. Pero eso, será material de otra entrada. Por ahora, nos debe bastar con saber que sin importar si se comienzan con clases amateur o con un entrenamiento profesional, el alumno debe hacer un compromiso real. Nos encontramos ante una disciplina en la que el camino es largo, pero lleno de recompensas, sin embargo, la falta de constancia puede hacer de una colina inclinada, una montaña imposible de escalar.

 

El consejo para la persona que apenas incursiona en este hermoso mundo es: prepárate para dar tu mejor esfuerzo, para adquirir un nivel de disciplina que no habías tenido antes y para hacer pequeños sacrificios aquí y allá, en diferentes áreas de tu vida. Si faltamos a una clase de danza, no podemos pedir apuntes y ponernos al corriente, no hay manera de que el cuerpo aprenda lo que no aprendió en esos minutos sagrados. Una clase que se pierde, se pierde para siempre. Prepárate pues para iniciar la competencia más acalorada de tu vida, ya que a partir del día de hoy, competirás por siempre con la persona que puedes llegar a ser, y eso, es el reto más grande al que se puede enfrentar un ser humano, el reto de llegar a explotar todo su potencial.

Y a quien descubre este blog al tiempo que inicia su entrenamiento dancístico, espero poder ser compañía y apoyo, e ir esclareciendo las miles de dudas que puedes tener y que seguro se irán multiplicando. Desde las pequeñas cosas, como cómo atar las cintas de una zapatillas, hasta lo complicado de ser intérprete, actor y atleta al mismo tiempo, iremos descubriendo juntos los misterios de esta increíble profesión y aventura.

 

Felices pasos :)

 

Guillermo Flores – Director, Profesor y Coreógrafo @ Artium Dance Center

 

I do not try to dance better than anyone else. I only try to dance better than myself. 
Mikhail Baryshnikov

Please reload

Síguenos
Etiquetas
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Av. Revolución 621

 Col. San Pedro de los Pinos.

Tel 55 63 07 56

informes@artiumdance.com

  • Twitter Clean
  • w-facebook